LA JEP, UN ELEFANTE BLANCO