UN LLAMADO SINCERO AL GOBIERNO