EL DE URIBE, NO ES UN PROCESO JUSTO