LA TRAGEDIA DE LOS ODONTÓLOGOS