EL “NOS EQUIVOCAMOS” DE LAS FARC