EL CINISMO DE LAS TERRORISTAS