LOS CÓMPLICES TAMBIÉN DEBEN RESPONDER