Presidente Santos: oiga al pueblo colombiano

Presidente Santos: oiga al pueblo colombiano

Por Margarita Restrepo
 Se ha dicho hasta la saciedad que enajenar a Isagen es como si un campesino con suerte encuentra en su galpón a una gallina ponedora de huevos de oro y, un día cualquiera, resuelve ir al mercado a venderla.
Resultan absurdos los argumentos que ha dado el Gobierno, que nos quiere hacer creer que esta venta significa el cambio de un activo –Isagen- por otro activo –carreteras de cuarta generación-. No, esto se trata de una transacción que es lesiva a los intereses de la nación colombiana. Perderemos una empresa cuyo valor es incalculable, en un mundo donde las fuentes de energía son cada vez más escasas. ¿Qué no hay dinero para hacer carreteras? Pues será responsabilidad de este gobierno derrochador e irresponsable buscar esos recursos, de una manera distinta a la venta de Isagen.
Para solucionar el grave déficit en infraestructura que tiene Colombia, bien podría el Presidente Santos ordenar mayor austeridad en los gastos de funcionamiento para no seguir drenando el rubro de inversión que demanda con urgencia nuestro país. Alternativas hay muchas y por eso suena mal que lo único que se le ocurra al gobierno sea salir a feriar a Isagen. ¿O en esa venta hay algo más que los colombianos aún no sepamos?
En un momento en el que la producción de petróleo ha dejado de crecer y el precio del barril entró en barrena, no es astuto que el Ejecutivo quiera deshacerse de una estratégica, importante y valiosa fuente de riqueza de nuestro país. Ahora, que no nos vengan a con el cuento chino de que no hay plata para pagar el postconflicto. Santos se metió en el embeleco del proceso de paz y quién sabe qué compromisos económicos ha pactado con sus conmilitones de La Habana. Pero ese es problema suyo y nosotros los colombianos no tenemos por qué salir, con nuestros activos, a subvencionar las aventuras irresponsables del gobernante.
 ¿No les llama poderosamente la atención que sectores antagonistas en la política, estemos todos de acuerdo con la inconveniencia de salir de Isagen? No es un capricho ni una manipulación electorera como se nos ha dicho por parte de voceros del gobierno. Amigos y contradictores de Santos creemos que esa venta no es beneficiosa y que en el muy corto plazo estará el país lamentándose por haberlo hecho.
Que el presidente Santos, soberbio, intransigente, arrogante, por una vez en la vida oiga al pueblo que le pide encarecidamente que replantee esa decisión. Todos estamos dispuestos a brindarle ideas sobre alternativas para la búsqueda de recursos que permitan la financiación de las carreteras que en efecto necesita nuestro país.
Presidente Santos: deje el afán y por favor oiga el clamor del pueblo colombiano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *