Columna/ Terminamos el año con el corazón contrito

Columna/ Terminamos el año con el corazón contrito

Por: Margarita Restrepo
No sé porqué causa tanta sorpresa e indignación las
desafiantes palabras de los cabecillas del terrorismo respecto de las serias y
argumentadas denuncias hechas por el gobernador de Antioquia, Luis Pérez
Gutiérrez quien, con toda suerte de evidencias en su poder, ha dicho que las
zonas de concentración de las Farc se han convertido en antros a los que los
miembros de esa organización criminal están llevando niñas para abusar
sexualmente de ellas. Los miembros de las Farc seguirán amenazando y asesinando
a todo el que se les atraviese en su camino.
En vez de aceptar su responsabilidad, dado que las pruebas
exhibidas por el gobernador Pérez no dejan espacio para las dudas, los capos
que fungen como comandantes de la banda terrorista decidieron emitir un comunicado
amenazante contra el dirigente antioqueño.
Esos bandidos deben entender que el acuerdo que firmaron con
Santos no es un cheque en blanco para que sigan delinquiendo. Ellos,
acostumbrados a amedrentar con sus miserables armas a quienes evidencian sus
delitos, no pueden ahora valerse de su estrecha amistad con el premio Nobel de
Paz para desafiar las autoridades y mucho menos para continuar abusando de las
niñas colombianas.
El proceso de paz de Santos y Timochenko es un ignominioso
monumento a la iniquidad y a la mentira. Los colombianos tendremos que ver,
cruzados de brazos, cómo quedarán impunes, sin reconocer uno solo de sus
crímenes y, lo que es peor, cómo seguirán delinquiendo a pesar de haber
suscrito ese acuerdo del teatro Colón que poco o nada se diferencia del que
anteriormente se signó en Cartagena.
Debemos respaldar al gobernador Pérez Gutiérrez y animarlo
para que lleve hasta las últimas consecuencias los execrables hechos que ha
revelado. Si hemos sido inflexibles y reiterativos en las denuncias sobre los
abusos que las Farc cometieron contra la niñez colombiana mientras estuvieron
en la clandestinidad, ahora seremos aún más incisivos y contundentes
denunciando los atropellos que cometen después de haber firmado el supuesto acuerdo
de paz.
Que nadie se equivoque: los enemigos de la paz en Colombia
son los terroristas de las Farc. Son esos bandidos que han cometido y siguen
cometiendo atentados contra la sociedad civil desarmada. Son esos sanguinarios
que mientras inundaban de cocaína al planeta se dedicaron a asesinar a los
miembros de nuestra Fuerza Pública. Son ellos y nadie más los que se oponen a
la vida en concordia en nuestra patria.
Lo que está ocurriendo en las zonas de concentración a la
que están desplazándose los integrantes de esa banda delincuencial es el
reflejo de lo que durante décadas hicieron en los campamentos y cambuches que
tuvieron en las selvas colombianas a los que fueron llevados miles de niños
para utilizarlos en sus acciones criminales y valerse de ellos como esclavos
sexuales.
Y esos delitos, así Santos, De La Calle y Sergio Jaramillo
hayan dicho lo contrario en La Habana, no quedarán impunes. Más temprano que
tarde la justicia penal internacional se encargará de juzgar y castigar a todos
y cada uno de los responsables de esa conducta que atenta contra la humanidad.

Cerramos este 2016 con el corazón contrito al enterarnos que
las Farc continúan mancillando a los niños colombianos. Ese dolor que nos
causan las revelaciones del gobernador Pérez es un aliciente para continuar en
2017 denunciando aquellos abusos que, insisto, en algún momento empezarán a ser
sancionados por la justicia internacional dado que la nuestra no quiso hacerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *