Unidades de Atención Integral a la Primera Infancia (UAPI)

Unidades de Atención Integral a la Primera Infancia (UAPI)

La representante Margarita Restrepo también aprovechó la oportunidad para radicar el proyecto de ley por medio del cual se crean y regulan las Unidades de Atención Integral a la Primera Infancia en la empresa (UAPI) “SIEMPRE PRESENTE”.

 

Este proyecto tiene como objetivo poner a disposición de los trabajadores de grandes, medianas y pequeñas empresas, un servicio de atención integral a la primera infancia destinado al cuidado y potenciamiento del desarrollo de sus hijos menores de 5 años, a partir del momento en que termine la licencia de maternidad.

 

Estos centros tendrán como fin el cuidado, alimentación, atención básica en salud y educación de los hijos de temprana edad de los trabajadores, para que de esta forma los padres dejen a los niños en un ambiente seguro y educativo mientras se encuentran en el trabajo.

 

 

Las UAPI contarán con personal idóneo con conocimientos o titulación en terapia ocupacional, licenciatura en educación o pedagogía, sicología, educación física, primeros auxilios, e incluso idiomas. Así mismo deberán cumplir con una licencia, adecuación física adecuada, seguridad en sus instalaciones, equipamiento, capacitación de personal y niveles de atención.

 

Estas Unidades de Atención Integral a la Primera Infancia podrán prestar sus servicios tanto en el sector público como privado, prestadas directamente por las empresas privadas, entidades públicas, por intermedio de terceros o por las Cajas de Compensación Familiar.

 

Las empresas privadas que pongan en funcionamiento las UAPI tendrán derecho a un descuento del impuesto de renta a pagar, equivalente al 35% de los costos de construcción y puesta en funcionamiento.

 

El cobro por este servicio será asumido por el trabajador de acuerdo a su escala salarial. Quiénes ganen menos de dos salarios mínimos mensuales legales vigentes no pagarán por este servicio.

 

Según expertos la aplicación de este modelo, trae enormes ventajas como el incremento en la calidad de vida del empleado, mayor productividad, rendimiento, compromiso y satisfacción en el trabajo, descenso del abandono laboral, retención del talento, fortalecimiento del vínculo entre padres e hijos, entre otras ventajas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *